Modelos de colaboración público-privada en el despliegue de nuevas redes de acceso, NGA

Jesús Izal, Gestor del Plan de Banda Ancha de Navarra y Técnico de Infraestructuras NASERTIC

Reducir la brecha digital en aquellas zonas que por sus condiciones orográficas, demográficas (baja densidad de población) o socioeconómicas, carecen de acceso a la banda ancha podría estar actualmente más allá del alcance de los principales actores del sector privado, que, lógicamente, basan sus estrategias de despliegue en análisis de rentabilidad o de coste/beneficio. Esto significa que sin una apuesta decidida de la Administración Pública y sin una acción regional y local coordinada, muchas de estas zonas se quedarán sin banda ancha de alta velocidad para los años venideros.

En este contexto, las Administraciones Públicas deberían explorar todas las fórmulas posibles para suscitar el interés de los operadores de Telecomunicaciones en llegar a dichas zonas, incluidas aquellas que requieren de asumir parte de las inversiones necesarias. En concreto, aquellas estrategias basadas en la colaboración público-privada que faciliten el desarrollo de las redes de nueva generación, compartiendo las inversiones y el riesgo asociado a las mismas con el sector privado, permitirán una mayor eficiencia en  su ejecución y un  mejor aprovechamiento tanto de las posibles sinergias alcanzables desde el sector público como del conocimiento y experiencia del sector privado.

De hecho, este tipo de fórmulas de colaboración público-privada, permiten modular el grado de intervención pública necesario en cada caso, lo cual redunda a su vez en un mejor aprovechamiento de los recursos económicos disponibles sobre todo en tiempos de restricciones presupuestarias. Además este tipo de colaboraciones público-privada se han aplicado ya previamente en otros ámbitos como la construcción de infraestructuras viales o la gestión de servicios públicos y cuentan con el visto bueno de la Comisión Europea en lo referente a su  aplicación al desarrollo de las infraestructuras de banda ancha.

En cualquier caso, conviene tener presente que cualquier fórmula que se adopte en el ámbito de las colaboraciones público-privadas, y para los casos en que exista financiación pública, deberá regirse por las directrices que desde la Unión Europea se han marcado para  ayudas de estado. Especialmente se deberá velar porque cualquier infraestructura que se despliegue mediante este mecanismo ha de permitir el acceso abierto y no discriminatorio a todos los operadores y prestadores de servicios que lo soliciten.

A continuación se describen ejemplos de modelos de inversión en redes de banda ancha que, a excepción de los modelos colaborativos,  se basan en una “asociación público-privada (PPP)” a través de la cual se modulan diferentes niveles de participación, de compromiso y de asunción de riesgo por parte del sector público .

Modelos Colaborativos (Bottom-Up) Este enfoque se centra en un modelo de tipo colaborativo bajo el cual un grupo de usuarios finales de un área geográfica o zona determinada (población, municipio, valle) se asocian y organizan en un grupo de propiedad conjunta y democráticamente controlado (por ejemplo,  como una cooperativa) para construir y operar la red local propia.

Subvención a Operadores Privados (Private DBO) En este modelo el diseño, la construcción y la operación de la red recae sobre los operadores privados, sobre los cuales recae también la propiedad de la red.  En este caso se está financiando mediante subvención a un empresa privada para que construya, gestione y explote comercialmente una red de telecomunicaciones en zonas dónde no lo haría a iniciativa propia por estar comprometido el umbral de rentabilidad. La cuantía de la ayuda servirá para salvar el umbral de rentabilidad, cubriendo la diferencia existente entre los costes de inversión y los beneficios esperados. Normalmente los beneficiarios acaban siendo operadores incumbentes por sus ventajas competitivas en el acceso a infraestructuras existentes, bajo un modelo de negocio de integración vertical.  En este caso es dudoso el retorno de la inversión para la Administración Pública la cual además no tiene la propiedad de la red.

Modelo de externalización pública (Public Outsourcing) Este modelo se caracteriza por el despliegue de una red de titularidad pública por un operador privado a través de un modelo de concesión según el cual y como consecuencia de un procedimiento de licitación pública, se otorga, a través un contrato único, la construcción, administración y explotación de la red, con obligación de facilitar acceso mayorista a otros operadores. La Administración Pública  conserva, sin embargo, la propiedad de la red e incluso cierto grado de control sobre alguna parte de la misma.

 Joint Venture En este caso se entra en un acuerdo por el cual se entra a dividir la propiedad de la red entre una entidad del sector privado y una entidad pública. La construcción, gestión y explotación de la red puede recaer sobre uno de los dos socios, mientras que el otro puede proporcionar “apoyo en especie” por ejemplo, aportando infraestructura pasiva de banda ancha mediante la realización o cesión de obras de ingeniería civil (canalizaciones y arquetas) o proporcionando conductos o fibra oscura.

Red Pública de iniciativa pública (Public DBO) La Administración Pública financia, diseña, construye y opera la red desplegada sin ninguna asistencia del sector privado, conservando por entero la propiedad de la red.La Administración Pública, o una entidad pública dependiente de ésta explota la red de manera completa o también ofreciendo sólo servicios mayoristas para que otros operadores del sector privado ofrezcan los servicios minoristas a usuarios finales, admitiendo competencia en infraestructura y servicios finales bajo varios posibles modelos de negocio.

Partiendo de la base de que no existe un modelo único de inversión  que se adapte a cada situación, hay que tener en cuenta que cada modelo tiene sus ventajas y desventajas, y que depende de las circunstancias y condiciones de contorno de cada caso,  área geográfica o escenario en particular un modelo será más o menos apropiado que otro.

Jesús Izal

Gestor del Plan de Banda Ancha

Técnico de Infraestructuras

NASERTIC

La SOSTENIBILIDAD así, con mayúsculas…

Gonzalo PansardLa palabra Sostenibilidad, entendida como una característica de la empresa, no se refiere simplemente a una tendencia para llamarnos la atención y que compremos un libro de gestión empresarial. Una empresa es una entidad que tiene que tener, desde sus cimientos, el concepto de “Sostenibilidad” integrado en su cultura, en sus procesos de operaciones y en su visión de futuro. Y este concepto, tan etéreo a simple vista, debe significar que la empresa es algo más que una actividad industrial sólo con determinada rentabilidad económica.

Entonces, ¿qué es la SOSTENIBILIDAD?

Diría que este concepto, aplicado a una empresa, consiste en orientar todos los esfuerzos del desempeño económico, social y medioambiental de la compañía de forma que exista un beneficio para todos los implicados y los afectados por la actividad realizada. Y que este beneficio signifique una mejora cualitativa y cuantitativa en todos los aspectos.

Desde Axión hemos iniciado en 2016 un formato de Informe de Sostenibilidad basado en las Recomendaciones del “Global Reporting Iniciative” (www.globalreporting.org), una entidad internacional e independiente que lidera las iniciativas de comunicación corporativa orientadas a la sostenibilidad y ha sido una experiencia muy enriquecedora que queremos divulgar y contagiar a nuestros socios y colaboradores.

Este Informe constituye una estupenda herramienta a través de la cual hemos implantado internamente los indicadores GRI más adaptados a nuestra actividad, marcando objetivos sobre los que deberemos publicar resultados anuales. Igualmente nos ha llevado a realizar un detallado análisis de los Grupos de Interés para la empresa a través de encuestas ponderadas y que nos han conducido a la construcción de una Matriz de Materialidad, que en particular para Axión, nos ha mostrado que la mayor importancia para nuestros Grupos de Interés se refiere a la seguridad de los empleados y al desarrollo de inversiones en la red de centros.

De esta manera, informando anualmente de los resultados de nuestros objetivos en los aspectos sociales, medioambientales y económicos de la compañía nos obligamos a ser conscientes de lo importante que es para nosotros, nuestros clientes y proveedores, accionistas y agentes sociales, por ejemplo, impulsar la prevención, la igualdad de género, el cumplimiento normativo, las acciones sociales para empleados y para las comunidades locales donde actuamos, la protección de la biodiversidad o la reducción de consumos.

Y que estas acciones son indudablemente rentables de diferentes formas y que generan mucho más valor del que pensábamos.

Gonzalo Pansard, Director General de Axión

Nuevas tecnologías digitales en Redes de Comunicaciones Críticas

concepto de trabajo en redDeberíamos definir, en primer lugar, a qué redes nos referimos cuando hacemos referencia a “Redes de Comunicaciones Críticas”. Parece una pregunta adecuada en un entorno de comunicaciones digitales cada vez más convergentes y de conectividad plena.

Nos referiremos en este caso a las redes de comunicaciones radio especialmente dedicadas a servicios de comunicaciones de los servicios de emergencias: brigadas contraincendios, cuerpos de seguridad, servicios de emergencias sanitarias, etc. Esto podría hacerse extensivo a otros grupos privados de comunicación (flotas de vehículos, servicios en hospitales, aeropuertos, áreas industriales, etc.) pero tienen como elementos diferenciadores que la red es de uso privado (no accesible a cualquier usuario), es segura y deberían garantizar la privacidad en las comunicaciones y son de alta disponibilidad para los colectivos que las usan. Esto último es fundamental en caso de emergencias dónde los sistemas públicos de comunicaciones se suelen colapsar ante una demanda puntual para la que no están dimensionados.

Tecnológicamente, y hablando de sistemas digitales para este tipo de redes, tenemos sistemas propietarios como Tetrapol (Airbus Defence) usado en Francia y en España (SIRDEE) y sistemas basados en estándares ETSI como TETRA, DMR, o el más reciente LTE que se incorpora al esquema de soluciones digitales para redes de comunicaciones críticas.

Las cuestiones fundamentales que se plantean desde un punto de vista del diseño de estas redes comunicaciones críticas son tales como, qué área debe cubrir, cuántos usuarios va a tener, de qué espectro se dispone, qué tipo de comunicaciones se requieren (voz y/o datos, de alta velocidad o no, etc.), o qué nivel de encriptación de las comunicaciones se requerirá.

En este sentido TETRA aporta cuatro canales de voz (TDMA) y datos usando un radio canal de 25 KHz. En España sólo es utilizable en la banda de 380 – 400 MHz para servicios de seguridad y emergencia, aunque hay también en bandas más altas reserva para servicio público. Se trata de una tecnología ya muy madura dónde la interoperabilidad entre diferentes fabricantes es muy alta siendo posible la utilización de terminales de diferentes fabricantes con una infraestructura radio de otro.

DMR es un estándar más reciente (2005: Tier I y II; y 2012: Tier III (trunking)). Basado en el uso de TDMA con 2 time slots por radiocanal de 12,5 kHz que surge como alternativa para la digitalización de antiguos sistemas de radio terrestres analógicos. Son capaces de cursar dos canales de voz y datos a baja velocidad  (9,600 bps máx.). En cuanto a bandas de frecuencias, van desde sistemas en VHF a UHF. El uso de bandas en VHF puede ser de interés en zonas rurales dónde se necesita gran cobertura. A destacar que ya hay versiones de DMR para la banda baja de VHF (68 MHz – 87,5 MHz) en la que existen aún servicios analógicos de comunicaciones radio (ej. brigadas forestales)

LTE que es usado como estándar para las comunicaciones móviles 4G, también se está postulando para ser usado en redes de comunicaciones críticas dónde las transferencias de datos a alta velocidad sean un requerimiento importante y dependiendo del ancho de banda reservado. Aún están por definir dentro de LTE aspectos básicos de las redes de emergencia, el 3GPP trabaja en colaboración con TCCA para desarrollar el LTE para redes de emergencia. LTE como tecnología, está basado en OFDM, con canalizaciones desde 1,4 MHz hasta 20 MHz optimiza al máximo el uso del espectro y es capaz de llegar a tasas de transferencia de más de 100 Mbps. Este tipo de tecnología posibilitaría que otro tipo de servicios, como el video, puedan darse en este tipo de redes. Mientras que en EEUU y Canadá se espera que sea la banda de 700 MHz la usada para estos servicios, en Europa será la de 400 MHz la opción. En España está previsto reservar en 2018, 5+5 MHz en la banda de 450 MHz  según  se establece en la nota UN-31 del CNAF. Este espectro se prevé insuficiente para un despliegue efectivo de una red de banda ancha de amplia cobertura.

En cualquier caso, en redes de comunicaciones críticas, el diseño las infraestructuras de telecomunicaciones radio y su operación se vuelven también críticas y es dónde los operadores debemos jugar un importante papel para que los servicios que estas redes soportan puedan ofrecerse con las máximas garantías para los colectivos que los usan dada su criticidad. En este sentido, desde el dimensionamiento del sistema y su cobertura, desde la provisión adecuada de las infraestructuras (emplazamientos, sistemas redundantes de energía, baterías, estaciones base, sistemas radiantes,  etc.) y hasta la operación de red con su supervisión y control remoto 24 x 7 son la apuesta de valor que se hace desde los operadores de infraestructuras radio como actores principales en el desarrollo de este tipo de redes.

Francisco Hurtado, Director de la Unidad Técnica y Operaciones de Axión  y Cristina Peñas, Gerente de ingeniería de redes

UNIRED se suma al Día Mundial de la Radio 2016

unesco_wrd_logoDesde UNIRED, como asociación de operadores de radiodifusión y telecomunicaciones, queremos sumarnos a esta jornada como apoyo a todas las personas que forman, formamos, parte de un segmento tan consustancial a la propia sociedad.  “La radio en tiempos de desastre y emergencia” es el tema de la 5ª edición del Día Mundial de la Radio, que se celebra el 13 de febrero de 2016.

Inundaciones, erupciones volcánicas, accidentes de contaminación masiva o nuclear, epidemias… según la edición 2015 del Informe Mundial sobre Desastres 2015, publicado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, el mundo enfrenta un número creciente de desastres que afectan cada vez a más personas. La radio ha demostrado su utilidad en situaciones inmediatamente posteriores a catástrofes, así como en tiempos de prevención y recuperación. La radio emite alertas de tsunami en Japón o Chile, mensajes sobre cómo evitar la transmisión del virus del ébola en Liberia o el contagio del zika en Brasil. Este medio de comunicación (accesible, disponible, con coberturas y reportajes en vivo y capacidad de involucrar a la audiencia) desempeña un papel clave en la prevención y la mitigación de desastres y en la reducción de sus consecuencias sobre la población.

El Día Mundial de la Radio 2016 subraya el papel único que desempeña la radio en tiempo de emergencia y desastre y destacará iniciativas positivas que reúnen a radios públicas, privadas y comunitarias con ONG humanitarias.

Las oficinas de la UNESCO en el terreno y otros colaboradores de la UNESCO organizarán cientos de eventos en todo el mundo.

El 13 de febrero, en la página del Día Mundial de la Radio podrá escucharse una programación exclusiva de 19 horas de duración producida por RFI (francés, ruso, inglés y chino), Cadena SER (español) y MCD (árabe).

 AST, Axión, Itelazpi,Nasertic, Retegal, Telecom CLM y MYB  

Efecto del Caso ASTRA en la explotación del servicio de extensión de cobertura de la TDT en las Islas Baleares

2016-01-25 FOTO DC
David Camarero de la Rosa, Ingeniero de Telecomunicación, Multimèdia de les Illes Balears, SA

En un artículo anterior publicado en este blog se cita el caso ASTRA como uno de los principales obstáculos para el normal desarrollo de la liberación del dividendo digital. Esto ha sido así en el contexto del servicio de extensión de cobertura de la TDT promovido por las comunidades autónomas. En esta entrada queremos informar de una de las consecuencias de la aplicación de la decisión de la Comisión Europea en el caso ASTRA en las Islas Baleares. Aunque la exposición siguiente no es forzosamente extrapolable a otras comunidades autónomas, muestra un ejemplo de cómo una decisión de obligado cumplimiento general tomada al más alto nivel de la Unión Europea tiene consecuencias imprevistas tras su aplicación regional cuando no se tiene en cuenta las características de cada uno de los sujetos a los que obliga.

En las Islas Baleares, la empresa pública Multimèdia de les Illes Balears, SA –miembro de la Asociación UNIRED- tiene el encargo de asegurar el servicio de extensión por parte del Govern de les Illes Balears. Grosso modo la mitad de las seis decenas de centros emisores de televisión del archipiélago balear proveen este servicio al 4% de la población. Antes de la decisión de la Comisión Europea, la explotación del servicio llevada a cabo por Multimèdia consistía en poseer un parque de equipos difusores de televisión instalados en un conjunto de centros de telecomunicaciones, la mayoría de ellos también en propiedad o en los que se disponía de una cesión de uso. A pesar de externalizar los servicios de mantenimiento, Multimèdia actuaba como operador. El operador es quien asume íntegramente el riesgo y ventura inherentes a la explotación del servicio, pero también disfruta del beneficio correspondiente a la asunción del riesgo cuando la explotación del servicio discurre con normalidad y sin otras pérdidas que averías ocasionales, como si de una aseguradora se tratara. Así, este beneficio revertía en la administración pública dada la naturaleza de empresa pública de Multimèdia.

En 2015 la decisión de la Comisión Europea en el caso ASTRA obligó, entre otras cosas, a las comunidades autónomas a repetir las licitaciones públicas correspondientes al servicio de extensión de manera que los pliegos de prescripciones técnicas respetaran el principio de neutralidad tecnológica. La aplicación de esta decisión en las Islas Baleares era incompatible con la manera de explotar el servicio implementada por Multimèdia: hasta la fecha, el objeto de sus licitaciones en este contexto era el de servicios de mantenimiento a facturar en función del número de intervenciones más compras puntuales de equipos de reposición al hacer falta. Pero desde entonces y con el propósito de respetar el principio de neutralidad tecnológica solo cabe, a entender de Multimèdia, un único objeto en las nuevas licitaciones: que se vea la televisión, sea por el medio que sea -asegurando la neutralidad tecnológica- y pase lo que pase -implicando una cobertura integral de cualquier eventualidad. De este modo se traslada todo el riesgo y ventura de la explotación del servicio a la empresa privada adjudicataria; y también el beneficio de asumir ese riesgo.

La aplicación de la decisión de la Comisión Europea en el caso ASTRA ha dado como resultado la privatización completa de la explotación del servicio de extensión de cobertura de la TDT en las Islas Baleares. Por la razón expuesta, el coste de este servicio para el ciudadano se ha triplicado sin que, finalmente, haya ocurrido ningún cambio tecnológico en la plataforma de televisión utilizada. Una posible conclusión es que la imposición integrista y simplista desde Bruselas de principios liberales como el de la neutralidad tecnológica sin atender a las particularidades de las regiones en las que se aplican sus doctrinas puede acabar finalmente perjudicando a quien se pretende defender, al ciudadano.

David Camarero de la Rosa,Ingeniero de Telecomunicación, Multimèdia de les Illes Balears, SA

Por una televisión universal y gratuita…

Juan José Baños Presidente de UNIRED
Juan José Baños
Presidente de UNIRED

Hay mucho en juego y sin embargo todo parece pasar de puntillas. La sanidad, la educación, la protección social… todo aquel derecho básico que la sociedad ha visto en serio riesgo ha sido pasto de la denuncia social, cuando no de la movilización. Tiempos duros, sí. También para otro derecho fundamental, el derecho a la información. Información universal y gratuita. Y, sin embargo, como digo, el riesgo de que se trunque en una de sus vías básicas aparece en el horizonte –y no tan lejano- sin que ello esté produciendo catarsis social alguna. Quizás porque aún no se está percibiendo como un riesgo inminente.

Me refiero a la televisión universal y gratuita que, hoy por hoy, garantiza la TDT en España. El espectro se ha visto achicado con ocasión del primer dividendo digital, se seguirá achicando con la llegada del segundo en menos de un lustro y, si nadie lo remedia, acabará siendo pasto de la voracidad de las grandes plataformas de pago, cuyo horizonte de expansión no se divisa aún.

La conferencia de Ginebra ha terminado en noviembre con una conclusión que, dicen, debiera servir de bálsamo para los operadores de redes TDT y, sin embargo, preocupa y alarma a quien esto escribe. Han acordado no volver a discutir sobre el abandono o no de la banda de 700 por parte de las televisiones al uso en Europa hasta dentro de ocho años. Que es algo así como alargar la agonía, pero manteniendo al paciente de la UCI. No hay más que ver la decisión adoptada ya por Estados Unidos de bajar de inmediato a éstas a la banda de 600 y el anuncio de Marruecos de seguir dichos pasos. No olvidemos que Marruecos es zona fronteriza con España y ambos países están en obligación de coordinarse…

Nos estamos quedando sin espectro al mismo tiempo que los operadores móviles no cesan de ofrecer contenidos de pago que hasta el día de hoy eran gratuitos. El modelo está en crisis. Es cierto que en Estados Unidos la sanidad es de pago, como la educación, y que las cadenas por cable hace tiempo que están empujando a las gratuitas hacia la inanición, pero, ¿y aquí?

Ya apenas quedan grandes eventos deportivos – la gallina de los huevos de oro televisivos- de visión libre, mientras la inversión en contenidos de ficción es de uno a diez en favor de las cadenas de pago.

Los operadores de redes TDT, también los que estamos asociados a UNIRED, estamos en la obligación, junto a las cadenas de televisión públicas y privadas, de dar a conocer y denunciar que el modelo está cuando menos herido de consideración y que es preciso actuar. No sólo en su defensa, sino también en su desarrollo, en su acomodo a los nuevos tiempos…

Disponemos de unas redes desplegadas de TDT, que los ciudadanos han pagado, que garantizan un acceso gratuito y universal a la información y al entretenimiento, sin distinción de edad, nivel económico, social o educativo. Valores éstos que, especialmente los actores públicos, debemos mantener como prioritarios.

Se dice, por otra parte, que Internet, además de una mejora en la vida del ciudadano, es una seria amenaza para la televisión convencional. Puede ser, Pero ver televisión por internet será principalmente un acto individual, ágil, interactivo, cambiante… y escasamente social. O, por entendernos, físicamente social. Las reuniones de amigos para ver un evento deportivo, la cita familiar para ver (y dormitar) en torno a cualquier contenido audiovisual seguirán siendo típicamente televisivos. A la carta o no, pero televisivos…

En definitiva, el modelo no lo están poniendo en cuestión nuevas formas de consumo. Hay sitio para todos. Lo está poniendo en cuestión la lucha desigual entre el gran capital privado, global y voraz,  y las actuaciones públicas, encorsetadas por decisiones como las que se toman en conferencias como la de Ginebra…

Hay vida, hay esperanza. Pero nada será posible sin denuncia, inteligencia, puesta al día, convencimiento y políticas activas. Hay, o debiera haber, sitio para todos.

Como estamos próximos a fechas en las que brindamos para formular deseos, yo lo hago, con mis compañeros y compañeras de UNIRED, en favor de una televisión universal y gratuita.

 Ánimo y a trabajar… ¡Feliz (y duro) 2016!!!

Juan José Baños Loinaz, Presidente de UNIRED

Importancia social de las Infraestructuras de Telecomunicaciones en zonas rurales y de baja densidad de población

InfraestructurasRurales
Centros gestionados por AST

Entrados ya en pleno siglo XXI, nuestras vidas no se conciben sin el acceso a los servicios de telecomunicaciones. Tanto en la vida personal como en la profesional estamos siempre conectados desde cualquier lugar y cualquier dispositivo a estos servicios y contenidos digitales. Es una realidad plenamente integrada tanto en el ámbito del ciudadano como en el empresarial y de las Administraciones Públicas.

Los servicios de telecomunicaciones son los motores que permiten el crecimiento de la economía moderna y contribuyen al desarrollo económico y social, habiendo transformado profundamente la sociedad. Este hecho es algo presente y cotidiano en las zonas urbanas. Pero no lo es tanto en las zonas rurales y de baja densidad de población.

Estas zonas tienen dificultades y carencias de estos servicios, tanto en cobertura como en la calidad de los mismos.  Las conexiones de banda ancha apenas llegan a varios megas. La cobertura de telefonía móvil es deficiente y sus conexiones de datos no son suficientes. Por no hablar de la larga duración de las averías.  Incluso en un ámbito tan básico como la televisión y la radio sucede lo mismo, no se accede a todos los contenidos multimedia que se disfrutan en las zonas urbanas. Hay que añadir que estas zonas suelen estar alejadas del resto de servicios tan básicos como hospitales, estudios superiores, infraestructuras  y medios de transporte, zonas de ocio y cultura, etc…

Estas zonas rurales y de baja densidad de población se quedan al margen del mercado global en el que vivimos. No entran en sus planes de negocio, no hay una masa crítica para conseguir los beneficios esperados, por lo que el mercado los deja aparte de sus despliegues. Hay que prestar especial atención a todos estos colectivos que corren un mayor riesgo de exclusión, puesto que el fin último de una sociedad no puede ser otro que favorecer la igualdad de oportunidades y la equidad social.

Es por ello que el acceso a los servicios de telecomunicaciones confiere una importancia básica y se convierte en una necesidad real y social para ciudadanos, empresas y colectivos de las zonas rurales y de baja densidad de población. Es el medio de romper estas barreras existentes, acercar y conectar a las personas y estar presente en este nuevo mundo global del siglo XXI. Por su innovación, velocidad y capacidad para cruzar fronteras, los servicios de telecomunicaciones tienen potencial para situar en nuevas cotas la integración de ciudadanos, empresas y colectivos en una sociedad con igualdad de oportunidades.

Para romper esta brecha existente es de vital importancia disponer de unas infraestructuras  de telecomunicaciones desplegadas por todo el territorio rural. Unas infraestructuras que se conviertan en el facilitador y la puerta de entrada de estos servicios de telecomunicaciones en las zonas rurales, de gran importancia estratégica para la cohesión social y territorial, y que garanticen el acceso universal de los servicios de telecomunicaciones y evite asimetrías locales con el objetivo de lograr la inclusión de ciudadanos, empresas y colectivos.

Los integrantes de la asociación UNIRED cubrimos este hueco tan necesario para la sociedad. UNIRED está integrada por operadores de infraestructuras de telecomunicaciones de ámbito regional y nacional, algunos somos públicos, teniendo presencia en estas zonas rurales y de baja densidad de población y siendo el soporte para que los servicios de telecomunicaciones lleguen a estas zonas.

Mª Teresa Ortín Puértolas, Directora Gerente de Aragonesa de Servicios Telemáticos

Libro “Estrategias y escenarios para redes y servicios UHF” con la colaboración de UNIRED

Presentacion Libro UHF_aclarada (3)
Asistentes al acto de presentación del Libro

Esta mañana se ha presentado el libro ‘Estrategias y escenarios para redes y servicios UHF’, una publicación de la Cátedra de RTVE en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid. Coordinado por José Manuel Menéndez y Carlos Alberto Martín, es la primera publicación de este tipo en España.

El pasado diciembre de 2014 la Delegación de la AEIT en Madrid junto con el Instituto de RTVE organizaron la jornada ‘Estrategias y escenarios para redes y servicios UHF’, en la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información. En dicha jornada, los agentes más representativos del sector debatieron sobre las repercusiones que podrían tener las decisiones que se adopten a futuro sobre la banda de UHF, al estar previsto un segundo dividendo digital e incluso una posible revisión del uso del resto de esta banda, atribuida exclusivamente a servicios de radiodifusión de televisión terrestre en la inmensa mayoría de los países a día de hoy.

Dado que era la primera vez que se abordaba este asunto a nivel español y visto el interés que despertó dicha jornada, la Delegación de la AEIT en Madrid, el Instituto RTVE, Cellnex Telecom y UNIRED decidieron recoger en una publicación lo que allí aconteció, puesto que las diferentes posturas y tendencias allí manifestadas tendrían, con total seguridad, una notable influencia en la futura configuración del marco audiovisual.

El encargo de la coordinación de la publicación recayó en la Cátedra de RTVE en la ETSIT-UPM y, en concreto, sobre dos profesionales de reconocido prestigio, José Manuel Menéndez García y Carlos Alberto Martín Edo, quienes construyeron el relato de lo sucedido en la jornada y recopilaron las diferentes presentaciones en un libro homónimo.

Desde aquella jornada ha habido numerosas negociaciones en diferentes organismos (Unión Internacional de Telecomunicaciones y organizaciones supranacionales de la misma, tales como la Conferencia Europea de Administraciones de Correos y Telecomunicaciones en nuestro ámbito), en las que todos los países del mundo e incluso las agrupaciones internacionales que los representan, como la Unión Europea en el caso de España, han definido sus posiciones de cara a la celebración de la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones de 2015.

A poco más de un mes de la celebración de dicha Conferencia, lo manifestado en aquella jornada sigue plenamente vigente y los agentes que en ella participaron se han vuelto a reunir. En este caso, ha sido en la sede del Instituto de Ingeniería de España y con motivo de la publicación del citado libro, donde han coincidido con sus coordinadores. UNIRED ha estado representada por Gonzalo Pansard, Director General de AXION. Puedes descargarte el libro en el siguiente enlace

Estrategias y escenarios para redes y servicios UHF

Hablemos del futuro…

0CCW036
José Luis Menéndez, Director Gerente NASERTIC y Vicepresidente UNIRED

En estos momentos, la asociación y las empresas que integramos UNIRED, desde el punto de vista del negocio, podemos afirmar sin sonrojo que gozamos de muy buena salud, ya que se han mantenido estables durante los últimos 10 años la demanda de servicios de hosting y los servicios de emisión de señales de radio y televisión (broadcasting). Sin embargo, no podemos dejar de tener en cuenta una serie de acontecimientos que pueden comprometer el futuro a medio o largo plazo como operadores de infraestructuras de telecomunicaciones. Nuestro principal negocio y por tanto fuente de ingresos son los servicios de broadcasting y éstos se están viendo fuertemente amenazados por varias circunstancias:

  • El Caso ASTRA que surge del proceso de Digitalización de la Televisión en España y el Primer Dividendo Digital.
  • El Segundo Dividendo Digital (Liberalización de la banda 700 MHz)
  • La Liberalización de la banda sub 700 MHz (de 470 a694 Mhz)

De la primera cuestión (Caso ASTRA), sí puedo decir que ha sido uno de los grandes obstáculos para que el proceso del primer Dividendo Digital se desarrollara de una manera adecuada en tiempo y forma, lo que nos ha acarreado a los operadores no pocos problemas (todos los que me conocéis sabéis de mi especial interés en este asunto y mis puntos de vista. De momento se impone la prudencia y  cuando todo esto pase tengo la intención de poder aportar mi humilde punto de vista en este mismo blog).

 En relación al Segundo Dividendo Digital, la realización de  la liberalización de la banda 700 MHz está prevista en torno al año 2020 con un intervalo en su desarrollo de más menos 2 años; los principales impulsores de la misma son los operadores de Telefonía Móvil para la extensión del 4G y LTE, con ello dotarán a los ciudadanos de una conectividad con mayores anchos de bandas. Ello supone una pérdida del 30% del espectro para la TDT, y por tanto, la disminución del número de canales que se emiten en dicha plataforma. Esta circunstancia negativa se puede ver compensada por el impulso y desarrollo de la tecnología DVB-T2 que permite mayores calidades con menor uso de espectro (entre el 30% y el 50%) y con ello se compensaría dicha disminución. Por otro lado, la liberalización va íntimamente ligada a la “Estrategia Europea 2020” que tiene como objetivo propiciar la conectividad universal a más de 30 Mbps en cualquier lugar. Ello potenciará el desarrollo de las redes multiservicio en las cuales los operadores neutros tenemos mucho que decir y que aportar.

En cuanto a la migración de la banda sub 700 MHz (de 470 a 694 MHz)  para el uso de otros servicios diferentes a los implementados en estos momentos, todos somos conscientes de que  supondría la desaparición del actual modelo de difusión de señal de TDT. La Unión Europea tiene sobre la mesa  informes que desaconsejan realizar dicho proceso a medio plazo y esperar como mínimo hasta el año 2030 ya que existen muchos inconvenientes: por un lado, dicha migración supondría desde el punto de vista económico más gastos que beneficios (desplazar la TDT a plataformas alternativas como el satélite o el cable conllevarían unos costes de 38.500 millones de euros y los beneficios estimados por los operadores de telefonía por el uso de dicha banda se cuantifican en menos de 10.000 millones). Por otro lado, socialmente supondría la desaparición de la TV en abierto como se conoce en España y las TV públicas las cuales cumplen un importante rol social.

Por todo lo anterior, el horizonte se contempla con expectativas que pueden materializarse, está claro que los servicios de Broadcasting tienen todavía mucho futuro y si además les añadimos las grandes posibilidades de negocio que surgen para los operadores neutros con la agenda digital europea 2020……….

LARGA VIDA PARA UNIRED

Los Gestores neutros de Infraestructuras en el desarrollo de los servicios de Telecomunicaciones

Gonzalo Pansard,  Director General AXION
Gonzalo Pansard,
Director General AXION

El sector de los servicios minoristas de telecomunicaciones sigue siendo uno de los más dinámicos e innovadores motores del desarrollo económico a nivel mundial. Este mismo dinamismo tecnológico le exige una creciente especialización en su esquema industrial vertical.

Las tecnologías radio que usan el espectro  (sobre todo la telefonía móvil y los nuevos servicios de banda ancha que se proveen) han requerido una fortísima inversión en centros de infraestructuras pasivas físicas para cubrir las área geográficas deseadas.  Según datos de CMT (Comisión del Mercado de Telecomunicaciones), en España hay más de 115.000 estaciones base de las diferentes tecnologías de telefonía móvil de los operadores que están ubicadas en los más de 50.000 centros de telecomunicación de los operadores.

En el pasado reciente, este despliegue de infraestructuras físicas se fue realizando por cada operador por separado, utilizando mínimamente centros ya implantados y compartidos, con el foco puesto en el desarrollo de redes y centros en propiedad.

La problemática de estos centros con las diferentes administraciones y la compleja gestión de propietarios hacen que esta actividad sea muy especializada. En la renovada Ley General de Telecomunicaciones se pretende simplificar e impulsar los despliegues de este tipo de redes y centros, especialmente en áreas urbanas para los servicios de banda ancha móvil 4G.

Sin embargo, en los últimos años, la fuerte caída del consumo y la generalizada recesión económica han llevado a todo el sector minorista de telecomunicaciones a revisar en profundidad sus esquemas industriales y replantearse la actividad de construir y gestionar un enorme parque de centros de infraestructuras pasivas que alberguen sus equipos electrónicos. Se están produciendo movimientos de compartición y venta de estos centros e incluso algunas administraciones públicas están analizando la posibilidad de facilitar el acceso y poner en valor las infraestructuras que poseen.

Por tanto, cada vez es más interesante el papel de los gestores neutros de infraestructuras compartidas que, como el caso de los operadores integrados en UNIRED, integran en sus emplazamientos multi-cliente, multi-servicio y multi-tecnología a los diferentes operadores finales de telecomunicaciones, prestándoles servicios mayoristas de coubicación.

Los beneficios son evidentes, se facilitan los despliegues técnicos en tiempo y costes, se reducen los gastos operativos y se focalizan las inversiones en redes electrónicas. Además, se reducen las redundancias de centros y el impacto urbanístico y ambiental. Cada operador minorista se concentra en sus clientes y servicios, externalizando las gestiones de propiedades, trámites administrativos específicos y mantenimiento de elementos físicos de casetas, torres, caminos de acceso, energía, etc,..

Esta figura integradora es cada vez más necesaria y demandada y, a la vez, más exigente y especializada. Los operadores de UNIRED han desarrollado servicios de telesupervisión y actuación remota sobre equipos e infraestructuras, así como sistemas de respaldo de climatización y energía, gestionando servicios desde sus centro de Operaciones 24/365. También se han definido protocolos de acceso abierto a intervenciones en equipos electrónicos para los operadores coubicados y detallados sistemas de gestión de riesgos laborales y calidad, con acuerdos de servicio de mantenimiento de infraestructuras muy exigentes.

Como en muchos otros sectores y servicios, en las telecomunicaciones, la compartición y la optimización de costes de infraestructura es una clave de éxito empresarial.